hola@gibetmoll.com

Pop-up Store: Claves del éxito cuando el On-line decide ir Off-line

Gibet Moll Mentoría Retail Curso Vende Más

Diciembre hace unos días que nos acompaña y por todos sitios nos asaltan con pop-up store, mercadillos y formatos efímeros que intentan acercarnos el producto on-line y ponerlo al alcance de nuestras manos. Pero sobre todo lo que intentan es hacer tangible y experimencial algo que es intangible en el ecommerce: es el poder tocar y vivir la realidad de los productos. Aprende cómo montar un pop-up store: las claves del éxito.

Porque como ya os he contado en muchas ocasiones, en lo vivencial está la clave del éxito de una marca. Ahi es donde el pop-up store se convierte en un formato ganador: por lo efímero, por lo concentrado, por lo real.

El formato del pop-up store está diseñado para permanecer, no en el tiempo, pero si de actualidad. Por su naturaleza es una plataforma perfecta para construir algo desde la nada, para probar nuevas cosas, para enmarcar una marca y su línea de productos. Para darle 5 sentidos a una experiencia de compra que normalmene es digital y que se da por etapas y en días distintos.

Es un espacio donde crear y construir conversaciones de tú a tú con tu cliente. Como una cita a ciegas donde la primera impresión cuenta (y mucho) y en la que si el producto y todo lo que lo rodea no es el adecuado, pronto lo sabrás porque fracasarás.

Los clientes que acuden al pop-up store pueden o no conocer la marca, pueden ser fans o perfectos desconocidos, pero en todos los casos, tendrán elevadas expectativas y demandas que esperan satisfacer. Es decir: ponen el listón muy alto.

¿Cómo superar expectativas?

Cuando se trata de diseñar tu pop-up store, hay 5 mandamientos que debes seguir. Muy claros, específicos… pero que son más complejos de lo que parece.

Gibet Moll mentora retail negocios sólidos y rentablesSer único, innovador, impredecible

Todo ello servido con una gran dosis de la pasión que sientes por tu marca y tus productos. Porque en tu pasión está tu diferente. Recuerda siempre tu porqué, qué es lo que te hizo comenzar. Qué emociones despiertan en ti tu marca y tus productos. Ahí está la clave de tu ser único.

“Estamos aquí hoy… mañana nos habremos ido”

Crea una atmósfera y comunicación efímera. Es ahora o nunca, esa es la sensación que debe prevalecer. Es la definición del pop-up: su temporalidad.

Cuenta tu historia

A la gente le encantan las historias. Crean vínculos. Cuenta tu historia, compártela. Y tus clientes la compartirán con su gente. Porque hace unos días leía que una marca ya no es lo que la marca quiere, sino lo que la gente cree que es.

Piensa en ello… porque tiene muchas implicaciones y te ayudará a abrir tu mente y a ponerte en el lugar de tus clientes. No sólo se trata de contar tu historia, debes contarla de forma que quieran escucharla. Atrápales.

Tienes que estar donde la gente está

Busca a tus clientes, investiga donde van, averigua qué les gusta… Ahí debes estar. No inviertas tiempo y dinero en mercadillos, eventos y demás si no tienes claro qué te van a aportar. Beneficios, visibilidad, notoriedad, imagen, clientes… la lista es larga. Define cual(es) son tus prioridades. ¿Sabes cómo encontrar la ubicación perfecta para tu pop-up store? Puedes revisar un post que escribí sobre cómo encontrar la ubicación perfecta de tu tienda de retail y que es del todo válido para tu pop-up.  Encuentra pistas aquí.

Crea expectativas

Tan sencillo como algunas imágenes sobre el espacio, la comunicación, el producto, indicios sobre lo que estás tramando… Todo con el objetivo incitar la curiosidad de tu posible cliente para que no quiera perdérselo. Porque va a durar poco. Y no volverá a suceder (al menos no de la misma forma).

¿Cómo diseñar espacios?

Cuando llega el momento de diseñar pop-upstores no sirve el modelo único. Porque lo que funciona para una marca puede no funcionarte a ti. Tipos de exposición que funcionan para un producto puede ser un desastre para el tuyo. Emociones que hacen temblar a un tipo de cliente, puede dejar indiferente a tu cliente.

Lo primero que hay que hacer es entender tu esencia, tu significado y tus puntos de diferencia. Sin entender el significado de tu marca, tus valores, tus motivaciones y porqués, es imposible diseñar pop-up stores que funcionen. No es posible que construyas experiencias de compra que funcionen, ni comunicación que atrape, sin profundizar en los significados y significantes de tu marca.

Una vez destilada la esencia de tu marca, toca entender a tu público y cómo comunicarte con ellos de forma que sea significativa. Lo que quiere decir que debes ser capaz de darles mensajes que sean relevantes para ellos, pero que además les lleguen, les toquen y sobre todo les emocionen. Porque sin emocionar poca experiencia memorable existe.

A partir de ahí define el espacio, los elementos,el mobiliario, la esencia, los olores, la música o la ausencia de ella.

pop-up store el espacio

Comunica, comunica, comunica

Si puedes generar comunicaciones en las redes sociales o campañas de marketing que atraigan a tus clientes a tu pop-up store, no dejes de hacerlo. Para el éxito de tu pop-up el tráfico, la gente, es clave. No lo dejes al azar o en manos del organizador del mercadillo. Crea ese vínculo previo e invita a tus clientes a venir a saludarte. Dales un motivo para venir.

Fíjate también cómo otros están comunicando, qué estrategias utilizan para promocionar y presentar sus eventos, sus pop-ups, sus ventas clandestinas. No se trata de copiar, se trata de entender para poderte diferenciar. Y no ser una más en un mes lleno de pop-ups, mercadillos y eventos navideños (o la época que sea).

Una vez tengas claros todos los elementos, podrás diseñar un espacio físico que cree un impacto real. No te olvides del punto 1: único, innovador, impredecible.

¿Cómo diseñar experiencias?

¿Qué impresión general tendrán al llegar? ¿Con qué se irán? ¿Estás mostrando lo que queres sobre tu marca, tus valores, tu producto? Ten en cuenta el espacio en el que se incluye tu pop-up store para evitar que sea el espacio el que engulla tu pop-up store somo si de la ballena de Pinochio se tratara. Tu pop-up store debe brillar por inesperado. Llama la atención y apodérate de tu espacio y de la energía.

Un pop-up store que triunfa es aquel que no sólo promociona sus productos, sino que potencia la marca y la eleva.

Piensa en la experiencia de tu cliente cuando diseñes tu pop-up store. ¿Qué quieres que experimente? ¿Cómo quieres que perciba tu marca? ¿Cuales quieres que sean sus emociones?

Ya sabemos todos que el tema del presupuesto puede ser un factor limitante, pero tenemos también cietos de ejemplos de cómo la creatividad puede suplir (con creces) un presupuesto reducido. Piensa “out of the box” y ten en cuenta que muchas veces lo inesperado no cuesta dinero (o cuesta poco).

Recuerda que la gente quiere espacios bonitos, que puedan disfrutar, pero también compartir en redes sociales. Crea esas imagenes Instagram para ellos. Para que ellos sólo tengan que hacer click y compartir las fotos de tu pop-up y de tu marca en sus redes. Mimo en los detalles.

Asegúrate de que la ejecución es impecable, que está terminada a tiempo, todo en su sitio y que todos conoceis vuestro papel. Todo el personal del pop-up debe estar formado y haber practicado. tener los objetivos claros. Y tener las herramientas para lograrlos. Puedes aprender cómo aquí.

No hay nada peor que un pop-up store mal ejecutado…

¿Listo para tu pop-up store?

Recuerda el ser único, innovador, impredecible. Por encima de todo debes ser tu mismo, tu marca, tus productos. Tu pop-up store debe respirar y transmitir tu esencia. Debe emocionar para triunfar.

¿Has creado alguna vez un pop-up store? Comparte tu experiencia. Y si todavía no lo has creado y es una de tus asignaturas pendientes, ¿Cuales son tus miedos? ¿Qué te frena?

Crédito: fotos unsplash.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.